1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://boxeo.about.com/od/Peleadoreshistoricos/a/LeyendasBoxeoArgentino.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Los cinco más grandes de Argentina

Carlos Monzón fue el más aclamado, pero hubo otros púgiles legendarios

De

Los cinco más grandes de Argentina

En una imagen histórica, Luis Ángel Firpo manda a Jack Dempsey fuera del ring en su pelea de campeonato de 1923 en Nueva York.

Foto © Hulton Archive / Getty Images
Argentina es una de las mayores potencias latinoamericanas en el boxeo, con una historia que incluye decenas de campeones mundiales y algunos de los peleadores más notables de todos los tiempos. A continuación, los cinco más grandes púgiles argentinos:

5. Víctor Galíndez (55-9-4, 34 KO)

Nacido el 2 de noviembre de 1948 en Vedia, provincia de Buenos Aires, Víctor Emilio Galíndez fue uno de esos peleadores que provocaban al público por su valentía en el cuadrilátero. El país se estremeció cuando el 7 de diciembre de 1974, el llamado ‘Leopardo de Morón’ (Morón fue el sitio de su residencia) obtuvo la corona mundial de peso semicompleto avalado por la AMB gracias a un emotivo nocaut técnico en 13 rounds sobre el estadounidense Len Hutchins, en el mítico Luna Park bonaerense. Defendió el cetro 10 veces, incluyendo el memorable nocaut sobre Richie Kates faltando un segundo en el round 15 de una pelea en Sudáfrica. Mike Rossman le quitó la corona en 1978 pero la recuperó en la revancha en 1979 antes de que Marvin Johnson le noqueara en noviembre de ese año. Galíndez murió trágicamente el 25 de octubre de 1980 al ser atropellado junto con el piloto Antonio Lizeviche, de quien se había convertido en copiloto o acompañante dentro de la Turismo Carretera, una popular categoría de automovilismo argentino. Ambos caminaban al borde de la ruta luego de que su auto se descompuso, cuando fueron arrollados por un bólido fuera de control. Ingresó al Salón de la Fama del Boxeo Internacional en 2002.

4. Nicolino Locche (117-4-14, 14 KO)

Nacido el 2 de septiembre de 1939 en Las Heras, provincia de Mendoza, hijo de padres italianos que habían emigrado para escapar de la Segunda Guerra Mundial, Nicolino se convirtió en el boxeador argentino estilista por excelencia, el púgil que nadie podía conectar en el ring. Esa maravillosa defensiva, con una cintura privilegiada, le ayudó a que solamente cinco veces fuera derrotado como peleador aficionado antes de brincar al profesionalismo, en el que acumuló 117 triunfos. Tras coronarse campeón argentino y sudamericano de peso ligero en 1965, e hilvanar una impresionante racha invicta de 40 combates, ‘El Intocable’ Locche tuvo su noche de gloria el 12 de diciembre de 1968 en Tokio al vencer al japonés Takeshi Fuji, quien se retiró luego de 10 rounds, logrando el título de peso superligero de la AMB. Ese título lo defendió cinco veces entre 1969 y 1971 hasta que el panameño Alfonso Frazer se lo quitó en 1972. Se le acredita a Locche, quien sólo fue noqueado una vez en su extensa carrera de 18 años, por haber sido el primero en atraer a un significativo público femenino a sus funciones. Murió en 2005 a los 66 años, dos años después de que ingresó al Salón de la Fama del Boxeo Internacional.

3. Luis Ángel Firpo (31-4, 26 KO)

Uno de los principales culpables de la gran tradición argentina y latinoamericana por el boxeo fue Luis Ángel Firpo, nacido el 11 de octubre de 1894 en Junín, provincia de Buenos Aires. Firpo no alcanzó a ser campeón mundial, pero el impacto que tuvo en la primera mitad de la década de los 20 le merecería la consideración de padre del boxeo argentino. Muy grande y fuerte, Luis Ángel debutó en 1917 luego de una infancia en la que sufría de dolores en los oídos. En 1920 se coronó campeón sudamericano de peso completo y en 1923 logró tal vez su triunfo más sobresaliente, al noquear en 8 rounds al miembro del Salón de la Fama, Jess Willard, en Nueva Jersey. El 14 de septiembre de 1923, el nombre de Firpo, entonces con marca de 25-2, dio la vuelta al mundo al enfrentarse al legendario Jack Dempsey por el titulo mundial de los pesados en poder del estadounidense. La multitud que llenó el estadio de béisbol Polo Grounds, de Nueva York, atestiguó como el primer latinoamericano de la historia en disputar el campeonato mundial de los pesados se sobrepuso a siete caídas en el primer asalto y envió a Dempsey fuera del ring, por entre las cuerdas, con una combinación de golpes que cerca estuvo de convertirlo en el nuevo campeón. Dempsey, quien cayó peligrosamente sobre la zona de periodistas, se repuso de la caída, volvió al cuadrilátero con ayuda y acabó al argentino en el siguiente round. El llamado ‘Toro Salvaje de las Pampas’ se retiró en 1926 y retornó 10 años después para sostener tres combates antes de dedicarse a los negocios, incluyendo el de la ganadería, en el que fue muy exitoso.

2. Pascual Pérez (84-7-1, 57 KO)

La carrera de Pascual Nicolás Pérez (4 de marzo de 1926, Rodeo del Medio, Mendoza) fue, hasta el ascenso de Carlos Monzón en los 70, la más impresionante para un boxeador argentino, con credenciales tales como haber sido campeón olímpico de peso mosca en Londres 1948, haber ganado sus primeros 18 combates profesionales por nocaut, mantenerse invicto en sus primeros 52 pleitos y, especialmente, convertirse en el primer púgil de la Argentina en ganar un campeonato mundial. Esto último ocurrió el 26 de noviembre de 1954 en Tokio al vencer por decisión unánime al local Yoshio Shirai, quien aventajaba en estatura al llamado ‘León Mendocino’ por unas cinco pulgadas. Pérez, uno de los más grandes noqueadores de la historia, defendió su corona nueve veces entre 1955 y 1959, hasta que el tailandés Pone Kingpetch lo venció en 1960 con un fallo localista en Bangkok. Con 34 años de edad, Pérez trató de recuperar el cetro cinco meses después pero fue noqueado por Kingpetch en Los Ángeles. Después de eso, su carrera ya no figuró internacionalmente, no obstante que ganó sus siguientes 28 combates, 19 de ellos antes del límite. Murió el 22 de enero de 1977 víctima de una insuficiencia hepática. Tenía 51 años. Fue entronizado en el Salón de la Fama de Canastota, Nueva York en 1995.

1. Carlos Monzón (87-3-9, 59 KO)

Nacido el 7 de agosto de 1942 en San Javier, provincia de Santa Fe, Carlos Monzón ha sido el más aclamado boxeador argentino de la historia y es considerado uno de los mejores peleadores del mundo de todos los tiempos. Perdió tres de sus primeros 19 combates profesionales, pero después ya no conoció la derrota en sus restantes 81 peleas, un lapso impresionante de 13 años. Pupilo del legendario entrenador ya desaparecido Amílcar Brusa, Monzón se convirtió en campeón mundial de peso mediano el 7 de noviembre de 1970 en Roma al vencer por nocaut a Nino Benvenuti en 12 rounds. Tenía 28 años de edad. Ese triunfo marcó el inicio de una década en la que difícilmente hubo un campeón mundial de boxeo más dominante en cualquier categoría que el argentino, cuyas 14 defensas del título indiscutible de los medianos fueron un récord de la época. Benvenuti en un segundo pleito, Emile Griffith dos veces, José ‘Mantequilla’ Nápoles y Rodrigo Valdez se contaron entre las víctimas del temible ‘Escopeta’ arriba del ring. Pero las fortunas del gran campeón cambiaron ya lejos del deporte. En 1988 su esposa Alicia Muñiz cayó desde un balcón de su apartamento en Mar del Plata mientras tenía un pleito con Monzón y éste fue acusado de homicidio, recibiendo una sentencia de 11 años en prisión. El 8 de enero de 1995, mientras conducía de regreso a la prisión tras una salida restringida de fin de semana, sufrió un grave accidente en el que perdió la vida. Su ingreso al Salón de la Fama del Boxeo Internacional fue automático en 1990.

  1. About.com
  2. About en Español
  3. Boxeo
  4. Historia
  5. Gente
  6. Históricos del boxeo argentino

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.